En la antigua Grecia corrió la idea de que si las mujeres bebían el agua que los herreros usaban para enfriar los metales no quedarían embarazadas. Ocurre que el plomo las dejaba estériles o las mataba.