Una de las claves de la dieta detox es la ingesta de líquidos. Bebe de dos a tres litros de agua al día. Toma infusiones y evita las gaseosas y el alcohol, así como el café.