El tabaco no se come, pero afecta al organismo e impide que logremos esa depuración que buscamos. Deja de lado el cigarrillo y lo notarás.