Videojuegos (Foto: LeggNet)

Ver imagen ampliada

Los videojuegos tienen una mala reputación. Es verdad, muchos son violentos, solitarios y mecánicos, pero los que se deben elegir son los que desarrollan el pensamiento estratégico y las aptitudes de planificación de los niños y aquellos que promueven el trabajo en equipo o la creatividad.