Los arándanos, las moras y las frutillas aportan mucho más que placer al paladar: son beneficiosas para la salud del cerebro. Al menos así lo dicen Barbara Shukitt-Hale y Marshall Miller de la Universidad de Tufts (Estados Unidos), cuyas investigaciones muestran que estos frutos previenen la pérdida de la memoria y otros cambios cognitivos que sobrevienen con la edad.

Shukitt-Hale y Miller analizaron múltiples estudios enfocados en el efecto de las bayas sobre el cerebro de personas que estaban envejeciendo. Estas investigaciones eran de muy diversa índole, ya que incluyeron voluntarios humanos, animales e incluso estudios celulares.

Los expertos concluyeron que los arándanos, moras y frutillas contribuyen de diversas maneras a la salud del cerebro. Por un lado, aportan un alto nivel de antioxidantes, unos compuestos que evitan el daño celular que generan los radicales libres.

Además, diversos estudios sugieren que estas frutas modifican las señales usadas por las neuronas para comunicarse entre sí. Este efecto parece prevenir la inflamación del cerebro y por lo tanto a evitar los daños que generan afecciones cognitivas y motoras.

Shukitt-Hale y Miller consideran que se deben realizar nuevas investigaciones para comprender más a fondo el mecanismo por el cual los arándanos, las moras y las frutillas benefician al cerebro. Los expertos creen que es importante dilucidar si la clave está en la combinación de los compuestos que aporta cada fruta o si cada fruta beneficia al cerebro individualmente.

Más información sobre salud y ciencia visitando el sitio www.neomundo.com.ar