Según la Organización Mundial de la Salud, el asma afecta a 235 millones de personas en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud, el asma afecta a 235 millones de personas en el mundo.

Los chicos que desarrollan asma ya tenían problemas respiratorios al nacer, incluyendo dificultades en las funciones pulmonares y hiperreactividad bronquial.

Hans Bisgaard, pediatra de la Universidad de Copenhagen (Dinamarca), encontró en una nueva investigación que ″los cambios en las funciones pulmonares que se asocian al asma ocurren muy tempranamente, incluso antes del nacimiento″. Por ese motivo el experto asegura que es posible comenzar el tratamiento mucho antes de cuando se inicia actualmente.

El asma es la enfermedad crónica infantil más frecuente. Según la Organización Mundial de la Salud actualmente afecta a 235 millones de personas, generando la mayor parte de las muertes en los países de ingresos bajos y medio.

La investigación, publicada en la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine, se realizó con 411 chicos que tenían un alto riesgo de desarrollar asma porque su madre sufría esta enfermedad. Bisgaard analizó sus funciones pulmonares cuando tenían tan solo un mes de vida y luego en distintos momentos en los siguientes 7 años.

El experto notó que el 14% de los chicos que desarrollaron asma a los siete años ya mostraban problemas pulmonares a poco de nacer. Y los que tenían una hiperreactividad bronquial exhibieron un riesgo mayor que los que nacieron con afecciones en las funciones pulmonares.

Bisgaard también notó que ambas afecciones tendieron a empeorar desde el nacimiento en adelante en los chicos que luego desarrollaron asma.

″Encontramos que aproximadamente el 40% del déficit en el flujo de aire asociado al asma estaba presente al momento del nacimiento, mientras que el 60% se desarrolló a lo largo de la infancia temprana junto con la enfermedad. Esto indica que se puede prevenir el asma trabajando sobre los mecanismos prenatales y de la infancia temprana de la patología″, asegura Bisgaard.

Más información sobre salud y ciencia visitando el sitio www.neomundo.com.ar