Los bebés suelen ser los más afectados. (Imagen HAU)

Los bebés suelen ser los más afectados. (Imagen HAU)

www.neomundo.com.ar

La dermatitis atópica es una patología crónica que afecta a la piel. Está causada por una reacción de hipersensibilidad a sustancias del medio ambiente, es decir que en contacto con estos compuestos se desencadena una inflamación de distintos niveles de gravedad. 

La enfermedad está causada por una combinación de factores genéticos y ambientales, y es particularmente frecuente en los bebés. Los síntomas se desarrollan y remiten sucesivamente a lo largo del tiempo, pero suelen empeorar frente a alergias, resfriados, piel reseca, exposición a ciertas sustancias del medio ambiente, temperaturas extremas, algunos olores, jabones o cremas, y en situaciones de estrés.

Las lesiones que aparecen en la piel se distribuyen en distintas partes del cuerpo. En los chicos de menos de dos años suelen empezar en la cara, el cuero cabelludo, las manos y los pies. En los niños más grandes y en los adultos suelen desarrollarse en las rodillas, codos, manos, pies y cuello.

Como estas lesiones pican mucho, las personas pueden lastimarse con el rascado. "La dermatitis se detecta  fácilmente  porque el paciente se rasca de manera descontrolada y se brota", afirmó el especialista Edgardo Chouela, profesor de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

EL TRATAMIENTO.  Esta patología es crónica y los síntomas van y vienen con el tiempo, por lo cual el tratamiento es permanente y apunta al largo plazo. "Si bien los objetivos del tratamiento a corto plazo son aliviar la picazón y mejorar las condiciones de la piel durante el brote; la meta de la terapia a largo plazo es disminuir la frecuencia e intensidad de los brotes" afirma María Laura Franco, Directora Técnica de la línea Cetaphil de Laboratorios Galderma.

Para aliviar las lesiones a veces se recetan fármacos que se toman por vía oral, pero generalmente se usan remedios que se aplican sobre la piel enrojecida e inflamada. Pensando en el largo plazo y en evitar el surgimiento de los síntomas, los especialistas apuntan al cuidado diario de la piel, especialmente en mantenerlahidratada a través de distintos tipos de cremas y lociones.

Más información en el sitio web http://www.neomundo.com.ar