Cuanto mayor es el nivel educativo de la madre, menos vacuna a su hijo.

Cuanto mayor es el nivel educativo de la madre, menos vacuna a su hijo.

La tasa de vacunación en los niños descendió en Estados Unidos tras la publicación, hace varios años, de un artículo científico que asoció la vacuna contra el sarampión, la papera y la rubeola con el autismo. Aunque la publicación fue posteriormente desacreditada, algunos padres incluso deciden dejar de lado otras vacunas no asociadas a este estudio.

Lenisa Chang, economista de la Universidad de Cincinnati (Estados Unidos), investigó los cambios en la tasa de vacunación tras la publicación de la investigación en 2008 en The Lancet, una prestigiosa revista científica de Gran Bretaña. La experta encontró que, aunque la revista retiró la edición donde publicaba este estudio, hay un descenso significativo en la tasa de vacunación, y lo atribuye a la controversial investigación y al efecto que tuvo sobre todas las vacunas del calendario obligatorio.

″La influencia que tuvo en otras vacunas; como la polio y, en menor grado, contra la vacuna contra la difteria, el tétano y la tos ferina; puede ser parcialmente atribuía a preocupaciones generales de seguridad en torno a todas las vacunas. Estas dudas se originan en la controversia sobre la vacuna contra el sarampión, la papera y la rubeola, pero puede haber otros factores en juego″, afirma la especialista.

LA CONTROVERSIA

Chang llegó a dichas conclusiones examinando información recogida entre 1995 y 2006 por la Investigación Nacional de Inmunización de Estados Unidos. La experta encontró que muchos padres empezaron a dejar de lado vacunas obligatorias tras la publicación de The Lancet, incluso cuando este estudio fue ampliamente desacreditado.

Chang también encontró que cuanto mayor es el nivel educativo de la madre, menos posibilidades tienen un chico de recibir la vacuna contra el sarampión, la papera y la rubeola. La especialista cree que esto se debe a que las mujeres educadas tienen mejor acceso y comprensión a la información médica.

Esta asociación se mantuvo más pronunciada en 2003, 2004 y 2006, cuando según la experta se dio más espacio a la investigación original que a los estudios epidemiológicos que la refutaron después.

Más información sobre salud y ciencia visitando el sitio www.neomundo.com.ar