Comida sana es una de las claves de la salud. (Imagen Photl.)

Comida sana es una de las claves de la salud. (Imagen Photl.)

www.neomundo.com.ar

A mediados de julio empiezan las vacaciones: escolares para algunos, laborales para otros. Esto, sin duda, puede favorecer al contagio de diversas enfermedades e infecciones, no sólo debido a que el frío hace que haya una gran cantidad de personas concentradas en el mismo espacio cerrado (lo cual estimula la circulación de ciertos virus) sino que, además la posibilidad de contar con tiempo libre favorece el movimiento de personas ya sea en auto, micro o avión.

Por eso, más allá de la vacunación -estrategia primaria en la prevención de ciertas patologías como la gripe-, los especialistas brindan algunas recomendaciones para pasar un invierno con menos “sobresaltos”, ya sea que toque en suerte algún viaje o la permanencia en el lugar de siempre.

RECAUDOS CONTRA EL FRIO. "Durante la época de frío es conveniente tomar algunos recaudos para evitar las infecciones respiratorias. En primer lugar, es importante inculcarle a los niños la relevancia de la correcta y permanente higiene de las manos, dado que éstas son una importante fuente de contagio de virus”, comentó la Doctora Mara Nagel, médica del staff de Pediatría del Hospital Universitario Austral (HUA).

"También hay que hacer énfasis en la alimentación, que debe ser variada y adaptarse a cada edad.En este sentido, es muy importante consumir frutas y verduras, pero también alimentos ricos en hierro, como las carnes y las legumbres, porque este mineral ayuda a prevenir cuadros como anemia e hipovitaminosis, que pueden predisponer al niño a contraer cuadros infecciosos", agregó la especialista.

COMIDA CALIENTE.  En cuanto a la alimentación, debido a la negativa que ciertos chicos presentan a consumir alimentos fríos –o no calientes- como por ejemplo las frutas y verduras, los especialistas en nutrición sugieren realizar preparaciones como tartas, panachés o salteados que permiten aportar temperatura.

VACUNACIÓN.  "En cuanto a las vacunas, es importante cumplir con aquellas específicas que deben recibir los niños a cada edad. La antigripal está indicada para todos los niños desde los 6 meses hasta los 24 meses, aunque se sugiere que se administre también en los niños menores de 5 años”, remarcó Nagel.

"No obstante, continuó, también está indicada para aquellos pacientes con enfermedades crónicas como cardiopatías, enfermedades broncopulmonares crónicas, inmunodeficiencias, diabetes y tratamiento con corticoides, etc".

Por último, es recomendable administrar la vacuna contra el neumococo en los menores de 5 años y en los pacientes crónicos; así como también contar con dos dosis de vacuna antisarampionosa para una mejor protección contra dicha enfermedad, especialmente, en aquellos lugares en los que continúa habiendo detección de casos.

La vacuna triple acelular, que confiere protección contra la tos convulsa, es recomendada para los padres de niños menores de 6 meses; para todos los niños a los 11 años y para todos los que tengan incompleto su esquema de vacunación de no haberla recibido a los 11 años. (Fuente: Equipo de pediatría del Hospital Universitarios Austral de Argentina).

Más información en el sitio web http://www.neomundo.com.ar