Frutillas protectoras. (Imagen: SINC)

Frutillas protectoras. (Imagen: SINC)

www.neomundo.com.ar

"Hemos comprobado el efecto protector de los extractos de frutillas frente al daño que producen los rayos UVA en células de la piel”, explica Maurizio Battino, investigador de la Università Politecnica delle Marche (Italia) y autor principal de un estudio hispano-italiano.

Los resultados se publican en la revista científica Journal of Agricultural Food Chemistry.

El equipo preparó cultivos de células dérmicas humanas (fibroblastos) y les ha aplicado distintas concentraciones de extracto de frutilla (0,05, 0,25 y 0,5 mg/ml), salvo en uno de control. Después, mediante lámparas ultravioleta, expuso las muestras a una dosis "equivalente a 90 minutos de sol tomado en verano a mediodía en la Riviera Francesa”.

Los datos confirman que el extracto de frutilla –especialmente con 0,5 mg/ml– muestra una actividad fotoprotectora en los fibroblastos expuestos a radiación UVA, aumenta su supervivencia o viabilidad, y disminuye el daño en el ADN cuando se compara con las células control.

PARA PROTEGER LA PIEL DEL MELANONA.  "Estos aspectos son muy importantes porque se trata de una acción protectora para líneas celulares sometidas a condiciones que pueden provocar cáncer y otras enfermedades inflamatorias y degenerativas de la piel humana”, destaca Battino.

El investigador reconoce que se trata de un "primer paso para determinar los efectos beneficiosos de las fresas a través de la dieta humana, o como posible fuente de compuestos para ‘integradores alimentarios’ o cosméticos, por ejemplo”.

EL ROJO DE LOS ANTOCIANOS.  Pero, ¿qué moléculas confieren la actividad fotoprotectora a las frutillas? Los científicos sospechan que podrían ser los antocianos, unos pigmentos que otorgan el color rojo a hojas, flores y frutos. Los análisis han confirmado que los extractos son ricos en estas sustancias.

"Estos compuestos tienen importantes propiedades antiinflamatorias, antioxidantes, anti-tumorales y son capaces de modular los procesos enzimáticos”, destaca otra de las autoras, Sara Tulipani, de la  Universidad de Barcelona, "aunque todavía no hemos encontrado una relación directa entre su presencia y las propiedades fotoprotectoras”.

"De momento los resultados sientan las bases para futuros estudios que evalúen la "biodisponibilidad" y la "bioactividad" de los antocianos en la dermis y epidermis de la piel humana, bien por incorporarlas a formulaciones de aplicación tópica o por ingerir el fruto”, continúa Tulipani.

Este mismo equipo, integrado también por investigadores de la universidades de Salamanca y Granada, ya había demostrado en trabajos anteriores que las frutillas (Fragaria x ananassa) fortalecen los glóbulos rojos y protegen al estómago del alcohol. (Fuente: SINC)

Más información en el sitio www.neomundo.com.ar