Una dieta sana ayuda en la prevención.

Una dieta sana ayuda en la prevención.

www.neomundo.com.ar

El envejecimiento de la población y los cambios en la calidad y los hábitos de vida contribuyen en gran medida a la creciente prevalencia de la osteoporosis a nivel mundial.

Como cada día un mayor número de personas alcanza edades avanzadas, las enfermedades relacionadas al envejecimiento se detectan con mayor frecuencia. La osteoporosis es una de ellas.

"Los cambios en la calidad de vida y las deficiencias en la alimentación, como la falta de calcio y de vitamina D, contribuyen al aumento en la prevalencia de la osteoporosis. Los malos hábitos tienen un rol muy importante en esta patología: fumar, llevar una vida sedentaria, tomar bebidas colas, consumir alcohol y café son algunas de las costumbres que aumentan el riesgo de sufrir este mal", dijo a Neomundo.com Rosana Molina, especialista en Menopausia y Climaterio de Halitus Instituto Médico.

La médica también subrayó a la menopausia y los antecedentes familiares como dos factores de riesgo importantes. A su vez, otros factores como la delgadez, la extirpación de los ovarios, los problemas tiroideos, la diabetes y la artritis se relacionan la osteoporosis.

EL METABOLISMO DE LOS HUESOS. La osteoporosis puede desarrollarse en cualquier momento de la vida pero se asocia fuertemente a la edad y a las mujeres. Constituye la patología metabólica ósea más frecuente ya que entre el 30% y 40% de las damas y del 10% al 13% de los hombres de más de 50 años tendrá al menos una fractura por fragilidad ósea en su vida. A su vez, una de cada cuatro mujeres desarrolla una osteoporosis después de la menopausia y una de cada dos tendrá una fractura como consecuencia.

Esta enfermedad se produce cuando el cuerpo no produce una cantidad suficiente de hueso nuevo para reemplazar al hueso que naturalmente se elimina. Como consecuencia, la masa ósea disminuye y los huesos se tornan más frágiles.

Al principio la osteoporosis no genera síntomas, de manera que el primer signo de su presencia suele ser una fractura, pero con el tiempo causa dolor, deformaciones en los huesos y una mayor propensión a las fracturas.

LA PREVENCIÓN.  Una buena alimentación y la actividad física regular son dos pilares esenciales en la prevención. Los especialistas recomiendan 1200 mg por día de calcio y dosis adecuadas de vitamina D. Con respecto al ejercicio físico, lo ideal es practicar una hora diaria bajo la supervisión de un profesional. Esta actividad mejora la salud en general y ayuda a fijar al calcio al hueso.

"La prevención debería comenzar en la adolescencia a través de una correcta alimentación, con la adecuada cantidad de lácteos, y de la actividad física regular. En las edades cuando se forma el hueso es fundamental lograr la mayor cantidad de masa ósea posible, así cada persona cuenta con un resto cuando llega a edades donde la masa ósea se empieza a perder", explicó Molina.

Más información en el sitio web http://www.neomundo.com.ar