Es seguro, pero cada pareja debe hacer lo que sienta. (SINC)

Es seguro, pero cada pareja debe hacer lo que sienta. (SINC)

www.neomundo.com.ar

Muchas parejas se preguntan si es adecuado mantener relaciones sexuales durante el embarazo ya que temen generar alguna complicación para el bebé en gestación. Sin embargo, especialistas aseguran que el sexo en esta etapa es seguro ya que es muy infrecuente que genere complicaciones.

Los especialistas, que publicaron sus conclusiones en la revista médica Canadian Medical Association Journal, explicaron que "el sexo durante el embarazo es normal. Hay muy pocas contraindicaciones y riesgos comprobados en embarazos de bajo riesgo, y por lo tanto estos pacientes deberían sentirse seguros. En los embarazos complicados, como en los casos de placenta previa o un riesgo elevado de parto prematuro, falta evidencia que apoye la abstinencia, pero es una recomendación razonable y benigna dadas las teóricas malas consecuencias".

LOS RIESGOS POSIBLES.  Los riesgos muy poco frecuentes de mantener relaciones durante el embarazo incluyen el parto prematuro, la enfermedad pélvica inflamatoria, los coágulos sanguíneos y la placenta previa. Esta última condición ocurre cuando la placenta crece en la parte inferior del útero, cubriendo el pasaje hacia el cuello uterino.

Los autores explicaron que en ocasiones se recomienda limitar la frecuencia de la actividad sexual en las mujeres con riesgo de parto prematuro pero la evidencia que apoya a esta sugerencia es contradictoria y limitada.

"No hay evidencia de que restringir el sexo traiga beneficios claros en las mujeres con un alto riesgo de parto prematuro. Sin embargo, esta es una intervención simple que no causa daño y puede ser una recomendación razonable hasta que emerja evidencia más clara", dijo Clair Jones, de la Universidad de Toronto (Canadá).

En algunos casos poco frecuentes se detectó que cierto tipo de actividad sexual puede empujar aire a la vagina y generar coágulos de sangre uterinos que llegan a ser graves.

Pero los especialistas concluyeron que no hay evidencia de que tener relaciones puede inducir el trabajo de parto y que tampoco hay posibles efectos negativos en las mujeres con embarazos de bajo riesgo. De hecho, concluyeron que la comodidad y las ganas de hacer el amor deben guiar al sexo tanto durante el embarazo como posteriormente al nacimiento.

Más información en el sitio web http://www.neomundo.com.ar