Es un problema muy común, nada grave, pero sí muy incómodo. El bicarbonato de sodio aumenta el nivel de ácido en la boca, matando así las bacterias que causan el mal aliento. Agrega una cucharadita de bicarbonato en medio vaso de agua caliente y enjuágate la boca con la mezcla.