Quizás usted siempre ha deseado una sonrisa blanca y hermosa, sus dientes se han tornado amarillentos al pasar el tiempo y usted no se siente feliz con las manchas producto del café, el té, o de los refrescos que ingiere. Cualquiera que sea la razón por la cual desee blanquearse los dientes, no se sienta solo. Así como todos tenemos un color distinto de cabello y de piel, las personas también tienen distintos colores en los dientes. Algunos dientes son más amarillos que otros, mientras que otros se tornan amarillentos al envejecer. El color natural de sus dientes puede verse afectado por muchos factores.

Las manchas superficiales y la decoloración interna puede deberse a:

-El proceso natural del envejecimiento
-El uso de tabaco (para fumar o utilizado para masticar), el café, el té, los refrescos o el vino tinto, y comer alimentos que producen pigmentación tales como cerezas y arándanos
-Acumulación de placa y de cálculo dental.
-La ingesta excesiva de fluoruro, más de 2 ppm (partes por millón) de fluoruro en el agua de consumo en la etapa de formación del diente permanente, lo que le da al diente un aspecto de esmalte “moteado”.
-Tratamientos con tetraciclina durante la niñez.
-El trauma dental que pueden causar una coloración parduzca, grisácea o negruzca.


Existen muchas razones para blanquearse los dientes, incluyendo:

-Tener un autoestima alto que permite el poseer una gran sonrisa
-Un aspecto más juvenil
-Un acontecimiento especial tal como una boda, una entrevista de trabajo o una reunión de la clase
-Para dar una buena primera impresión a los demás
-Para simplemente eliminar manchas y dientes amarillentos


Antes de iniciar cualquier procedimiento de blanqueamiento, debe consultar al dentista. Solamente él o ella pueden evaluar si usted es un candidato conveniente para dicho tratamiento.