¿Por qué su hijo podría necesitar un mantenedor de espacio?
Los niños pueden necesitar mantenedores de espacio si ellos pierden un diente a temprana edad o si se les extrae un diente de leche (primario) debido a una caries dental. Cualquiera que sea el caso, es importante conocer los beneficios de utilizar un mantenedor de espacio y cómo éste puede ayudar a mantener la salud dental de su hijo.

Un mantenedor de espacio es un aparato que es hecho a la medida por el dentista u ortodoncista en un material acrílico o metálico. Pueden ser removibles o fijados con cemento en la boca del niño. Su propósito es guardar el espacio abierto para permitir que brote el diente permanente y que éste llegue a su lugar. Los dientes de leche son importantes para el desarrollo de los dientes, huesos y músculos maxilares y ayudan a guiar a los dientes permanentes en la posición cuando se pierden los dientes de leche. Si no se mantiene un espacio, entonces los dientes pueden moverse hacia el espacio abierto y puede requerirse tratamiento de ortodoncia. No todos los niños que pierden un diente de leche antes de tiempo o debido a caries dental requieren de un mantenedor de espacio; sin embargo, una consulta profesional con su dentista u ortodoncista debe realizarse para determinar si es necesario utilizar un mantenedor de espacio.

Tipos de mantenedores de espacio
Existen dos tipos de mantenedores de espacio para niños, removibles y fijos..

1. Removibles - los mantenedores de espacio removibles son similares a los aparatos de ortodoncia y usualmente están hechos de acrílico. En algunos casos, puede utilizarse un diente artificial para rellenar un espacio que debe permanecer abierto para el diente que no ha brotado.

2. Fijos - existen cuatro diferentes clases de mantenedores de espacio fijos: unilateral, corona y aro, calzado distal y lingual.

Los mantenedores de espacio unilateral y de corona y aro se colocan en un lado de la boca para mantener abierto el espacio para un diente. El mantenedor de espacio unilateral envuelve la superficie exterior del diente y está conectado al aro metálico que mantiene intacto el espacio. La corona y el aro es una corona real que cubre el diente y está adherido al aro para asegurar que haya espacio para el diente que brotará.

El mantenedor de espacio calzado distal con frecuencia se utiliza para una primera molar permanente que no ha brotado. Es un mantenedor de espacio más complicado porque el final del metal normalmente es insertado en la línea de las encías para lograr que el espacio abierto no se cierre. Un dentista necesitará monitorear el progreso del diente molar permanente que brota para asegurarse que éste brote adecuadamente con el mantenedor de espacio.

El mantenedor de espacio lingual usualmente es bilateral de naturaleza y puede estar pegado a los molares y conectado por un alambre en la parte interna de los dientes frontales inferiores. Normalmente, ésto se utiliza cuando falta más de un diente.

Algunas veces, a los niños pueden faltarles dientes debido a enfermedades congénitas y pueden requerir una dentadura postiza parcial en lugar de un mantenedor de espacio. Es importante que se reúna con su profesional de la salud dental para determinar si ésta es una opción.

Utilizar el mantenedor de espacio
Una vez el dentista u ortodoncista haya hecho el mantenedor de espacio, al niño puede tomarle algunos días el acostumbrarse a utilizar el aparato, ya sea removible o fijo. El odontólogo debe revisar con el niño y sus padres las formas correctas de limpiar minuciosamente el mantenedor de espacio, con el fin de mantener el tejido de las encías saludable y libre de placa dental. Debe considerarse la instrucción adecuada del cepillado dental y del uso hilo dental para una mejor higiene bucal.

Si el mantenedor de espacio es fijo, será importante evitar alimentos chiclosos y dulces, la goma de mascar o caramelos que podrían aflojar o quedar atrapados en el aparato. También, el mantenedor de espacio no debe ser presionado o empujado con la lengua o dedos porque esto puede aflojar o doblar el aparato.

El dentista u ortodoncista deben revisar al niño regularmente para monitorear el progreso del tratamiento con el mantenedor de espacio y continuar recibiendo citas de limpieza profesional cada seis meses con su profesional de la salud dental.

Derechos de autor © 2009, Colgate-Palmolive Company